Los hospitales están adoptando cada vez más dispositivos médicos conectados a internet, con la esperanza de aprovechar sus grandes beneficios.

Imagine por un momento “camas inteligentes” que pueden detectar automáticamente si están ocupadas o si el paciente ha sido dado de alta, y que también puedan medir la calidad del sueño del paciente. Imagine dispositivos e implantes que permitan medir funciones vitales de un paciente y envíen al personal de enfermería los datos en tiempo real.

Todo esto ya no es algo que podamos ver en una película de ciencia ficción. Cada día es más frecuente el uso de dispositivos médicos conectados en los hospitales, ya que un número creciente de médicos y enfermeras utilizan estos dispositivos activados con WiFi y tabletas en lugar de tablillas con sujetapapeles y hojas de papel.

Sin embargo, la decisión de adoptar los dispositivos médicos conectados a internet en muchos de los casos no llega a consolidarse en los hospitales. ¿Cuál es la razón? Muy sencillo, estos dispositivos médicos conectados representan un punto de fragilidad en la seguridad (o eso piensan los directivos) y además incrementan los presupuestos de dichos centros.

Pero nada más alejado de la realidad, te damos las claves para que la implementación de estos sistemas de gestión sean un éxito en tu espacio sanitario:

  • Diseñar la solución pensando en el resultado final. Los médicos y empleados buscan soluciones exhaustivas que les ayuden a cumplir sus objetivos. Esto supondrá la integración con proveedores de servicios sanitarios, pagadores e incluso redes de apoyo mutuo. Las soluciones más exitosas emplearán el poder de la analítica de datos. El valor real de estos sistemas, sobre todo, para los proveedores de servicios sanitarios está en los datos.
  • Escoger una posición y un socio adecuados. Al ser improbable que una sola empresa sea capaz de ofrecer una solución completa, cada compañía debe decidir el papel que desempeñará en la evolución del ecosistema de dispositivos médicos conectados. Empresas como Cartronic Group aúnan diferentes partners para ofrecer una solución al completo. Evaluando sus virtudes y debilidades competitivas. Los mayores niveles de asociación también obligarán a los centros a reforzar sus habilidades de colaboración.
  • Ayudar a establecer las reglas. La adopción por parte de los equipos – y especialmente de los centros sanitarios – no solamente dependerá de la facilidad de uso, sino también de la interoperabilidad de todo el ecosistema. No deben subestimarse los obstáculos reguladores. Siendo de vital importancia contar con estándares de dispositivos médicos conectados.

En conclusión, la implementación de dispositivos médicos conectados en la gestión general de un centro de salud puede ayudar a mejorar la productividad, bajar los casos de errores y permitir un ajuste en positivo de los presupuestos anuales. Además de generar un mejor ambiente de trabajo. Si es una de tus necesidades no dudes en solicitar más información al respecto.