En la actualidad, las sociedades modernas se caracterizan por la complejidad de los sistemas de prestación de servicios o comunicaciones sobre las que se sustenta su estilo de vida. La mayoría de esos servicios se prestan por un conjunto de infraestructuras críticas de gestión pública y privada, denominadas así porque su interrupción o cualquier cambio de su funcionamiento, ocasionaría graves daños sobre el normal desarrollo de las actividades de la sociedad.

La amplitud del concepto de infraestructura crítica, y la diversidad de sectores afectados, exige la necesidad de afrontar su protección desde un punto de vista integral y multidisciplinar.

Una parte importante de las funciones que desarrollarán en un futuro los vigilantes de seguridad tendrán que ver con las infraestructuras críticas.

Antes de entrar en materia nos gustaría hacer referencia a que las políticas de protección de las infraestructuras críticas dependen de un organismo específico, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC), que colabora expresamente con otros organismos del estado para salvaguardar la integridad de aquellos servicios que se consideran esenciales para la continuidad de nuestra sociedad.

El objetivo principal del Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas (CNPIC), es coordinar la protección de los puntos más vulnerables de las centrales nucleares, las redes eléctricas, los aeropuertos, las líneas ferroviarias, las carreteras, los canales de distribución de agua, las entidades financieras, las gasísticas o las petroleras.

Si echamos la vista atrás, son algunos los ataques terroristas han desestabilizados las infraestructuras críticas de nuestro país.  ETA atacó diferentes postes de la red eléctrica precisamente con el fin de desestabilizar España o el reciente atentando del grupo yihadista Dáesh.

Ciberataques contra puntos neurálgicos de las infraestructuras críticas.

España ha recibido en lo que va de año más de 350 ciberataques contra puntos neurálgicos de sus infraestructuras críticas, un número similar al que registra Estados Unidos.

El director del CNPIC está muy satisfecho con el trabajo realizado, pero también con el de los centros de respuesta ante incidentes tecnológicos (CERT), que en lo que va de año “han atajado 100.000 ciberataques”, de los que solo los mencionados 350 iban dirigidos a puntos vulnerables de nuestras infraestructuras críticas.

Con estos datos, los miembros del CNPIC coordinan cada año lo que denominan “ciberejercicios”, simulacros que involucran a los operadores críticos y a las fuerzas de seguridad y que tienen la finalidad de saber cual es el mecanismo de defensa.

El 80% de las infraestructuras críticas están defendidas por empresas privadas de seguridad, que disponen de información realmente valiosa para el Ministerio del Interior.

Soluciones

Cabe destacar que existen soluciones que ayudarían a la seguridad en las insfraestructras críticas. Dichas soluciones pueden ser los sistemas de Video Perimetral, con analíticas que permitan prevenir y ser más eficientes en la protección de una instalación. La eficacia, la calidad de imagen o el análisis de vídeo se han convertido en imprescindibles cuando tratamos de videovigilancia. Además, se amplían los usos de las cámaras (conteos, reconocimientos de matrícula…), lo que hace que sea fundamental la utilización de soluciones versátiles que den respuesta a las nuevas necesidades de la sociedad actual.

En los últimos años, las cámaras térmicas han conseguido hacerse un hueco en las instalaciones de seguridad, sobre todo en sistemas de protección perimetral, vigilancia de grandes áreas y soluciones con análisis de vídeo. En nuestro caso sabemos implantar sistemas Perimetrales mediante cámaras Térmicas, y analíticas de detección de intrusión. Contacta con nosotros y te informaremos de todo lo relacionado.